miércoles, 30 de agosto de 2017

Huelga

Hijos somos todos de un mismo Padre,
Por nuestras venas corre la misma sangre,
Aunque tengamos la piel de diferente color.

Tus anhelos son los míos, hermano
Tus reclamos los grito con mi voz
Nunca con un martillo ni una hoz.

Por justicia peleamos todos juntos
Tú, que me escuchas gritar
Yo, que te veo lejano, no dejándome pasar,
Deteniendo mi pesado andar.

No me golpees en la cara,
No me rompas el corazón
Yo no te defraudaré
Yo no te juzgaré.

A amar a todos quiero enseñarte,
Cooperar para que seas grande, anhelo.
Sé que debo ser mejor,
Que el libro debe ser mi pasión
También me equivoco, soy humano
Pero sobre todo, soy hermano.

No pelees más conmigo, que no entiendes
Que tu lucha es mi lucha
No le demos más gusto al ogro
Elegido a media noche
Con los puños levantados.

Y tú que nos miras desde lo alto del balcón
Con tu risa indiferente, con tu cara de santurrón
No te tapes más los ojos, no desoigas nuestra voz
Que no ves que nos matamos, con tus gases nos ahogamos.

Hermano de las aulas, hermano del cuartel
Hermano de la calle, hermano que en tu sillón me ves
Mi reclamo es tu reclamo,
No peleemos entre hermanos,
La justicia es pa’ los dos.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Poema 45

Hoy quiero cantar a un amor apasionado
Que siendo rico se hace siervo
De todo aquel que se acoge a sus dulces cuidados.

Quiero cantar a un amor misericordioso
Que sabiendo que de Él somos necesitados
Se queda con nosotros de forma muy sencilla:
Humilde pan, dulce vino.

Quiero cantar a un amor infinito
Que me acoge entre sus los brazos generosos
Que ofreciendo su vida en recate
Me libra de la muerte, me llena de vida.

Hoy quiero cantarte, oh mi Buen Jesús
Porque estando yo perdido, a buscarme saliste
Y no te importan mis miserias, porque con ellas ya cargaste
Solo quieres con el Padre reconciliarme.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Poema 44: Renuevas mi historia

Hablándole al sordo, dándole vista al ciego
Del mudo escuchaste la respuesta silente
Así te pasaste, toda tu vida
Haciendo todo perfecto, renovando la historia.

Quién te reprocharía por el bien que hiciste
Si hasta el cojo camina y da saltos de alegría
Y a todos nos diste la justicia que salva
La paz que no acaba, la felicidad infinita.

Cumpliste tu promesa y entre nosotros quedaste
Con esa dulce presencia, que me grita en silencio
Y cuando te veo elevado mis ojos me mienten
Pero mi corazón sabe que eres Tú, el de siempre.

Y a pesar que de boca te digo que te amo
Mis manos no trabajan, mis pies no caminan
Y parezco tullido, con el corazón frío.
Y reniego mi suerte, no poder ser antorcha.

Pero miras mi miseria y asumes mi vida
Y de nuevo me cargas y me llevas en tu espalda
Buen Pastor  me perdonas y de nuevo me llamas
Curas mis heridas y las llenas de besos.

De nuevo me levanto y camino confiado
Que aunque todos me abandonen y me falte la vida
Yo soy más que el lirio y las flores del campo
Y todos mis cabellos los tienes contados.

De nuevo me levanto y camino confiado
Que aunque todos me abandonen y me falte la vida
Estarás a mi lado, porque me prometiste
Que estarás conmigo hasta el fin de los tiempos.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Poema 43: Mudanza

Una mudanza implica renuncia, desapego
Despedida y bienvenida
Dolor y alegría.

Mudarse implica dejar un poco de sí en los demás
implica llevarse un poco de los demás en sí.

Yo me traje un poco de un Emperador
de una prima del Señor,
de dos abuelas que son como mías.

De un Movimiento que es fuertecomo un Río
De un misterioso 824
De la hermandad del Ap 304.

De un Pan dulce como el Azúcar
De una bahía y un puente
De una playa y de un "italiano"
De una plaza y frutos del mar.

De un Cabo muy Frío,
De un Campos, de una Isla que es Grande,
De un Cristo que nos abraza,
y nos dice "adiós, regresa pronto".

Gracias Papa-Goiabas!!!

martes, 15 de julio de 2014

Poema 42: Allá


Allá, al otro lado de donde nací
Se alza una tierra que es mi hermana, que es mi amiga.
En ella fue sembrado un jardín,
Y en el jardín, floreció una rosa, que robe un día;
Para hacernos uno, para hacerla mía.

Allá, cruzando los andes, lejos de mi amazonía,
Conocí un mar desconocido, con aguas calmas, aunque no es Pacífico
Con aguas tibias que calientan el corazón que se quiere enfriar.
Conocí un puente y una ciudad, una montaña y un Río.

Allá, al este del mi amado continente
Conocí un idioma cuyas raíces son iguales al del mío,
Y encontré pasión por un deporte,
Que hace las lágrimas brotar y los corazones explotar.

Allá, vi un Cristo con los brazos abiertos que abraza peregrinos
Y bendice a los que bajo su mirada vivimos.
Y un Pan hecho de Azúcar que nadie comer quiere
Solo su hermosa figura contemplar.
Y se hinchan los pechos de orgullo al oírlos mencionar.

Allá, encontré cerros pintados de verde
Que tienen ojos de cristal y que al anochecer se encienden;
Y nos recuerdan que aunque todos sonreímos
Aún sufren muchos amigos.

Allá, lejos de mi hogar, donde Dios me ha querido llevar
Encontré un cielo azul como el fondo del mar,
Y un sol amigo que nos mira desde lo alto
Y nos habla de alegría y dolores,
De anhelos que todos esperamos alcanzar.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Poema 41: Amarte más

Desde que te conocí he querido amarte
Como veo que Tú me amas
Pero me sobrepasa tu amor
Y aunque lo intento, a veces me ganan las fuerzas.

La dulzura de tu rostro me ha enamorado
La radicalidad de tu vida se conjuga
Con tu sencillez y tu amor
Por eso en gratitud quiero entregarme a Vos.

Que todo en mi vida Vos me dirija
Y caminar tus caminos quiero más que nada
Pero me canso en el andar
Y me rindo… casi sin luchar.

Pero quiero seguir tus pasos
Pero anhelo a tu lado estar
Por eso aunque caigo sin cesar
El don de la fidelidad te pido
El don de luchar y nunca dejar de perseverar.

lunes, 19 de agosto de 2013

Poema 40: En un jardín de rosas

En medio de un jardín con doce mil rosas
Cierto día primaveral me hallé

Todas eran hermosas, delicadas y aromáticas
De diferentes colores, tamaños y formas;
Sin embargo, eran iguales todas.

Los hombres nos acostumbramos a cultivar
Miles de rosas, y no encontramos a la que buscamos,
Sin embargo, lo que tanto anhelamos
En una sola rosa podría estar.

¿Será que nos hemos acostumbrado a ser hombres “serios”
Dedicados al “calculo” y la geografía”, a sobre nadie reinar,
A encender “faroles” y no reconocer la belleza de ese servicio?
¿Será que estamos ciegos de tanto observar,
Porque con el corazón hemos olvidado mirar?